3 recetas diferentes con una calabaza horneada

28 septiembre, 2020
Calabaza en manos
Batch cooking con calabaza

Imagen: Lydia Cazorla

Que otoño es mi estación favorita no es ningún secreto, me gusta por sus colores, por el aire fresquito de la mañana y por sus frutos color naranja. Soy fan absoluta de la calabaza y del moniato y como no adoro que vuelvan los cítricos ricos.

También soy muy fan del meal prep o Batch cooking o de organizar las comidas semanales en una mañana, llámalo como prefieras, pero si no lo has probado no sabes lo bien que sienta cuando puedes  vivir mas o menos de renta el resto de la semana y tener un plato en la mesa sin manchar apenas cacharros y en muy poquito tiempo.

Surtido de calabazas

Imagen: Lydia Cazorla

Asando un par de calabazas puedes tener algunas preparaciones que te cubren, desayunos, snacks, comidas y cenas. Así, super sencillo.

A mi me gusta mucho usar la calabaza cacahuete o violín, pero la moscada de Provenza que es esa grandota que se compra a porciones, la típica americana para entendernos, también esta muy bien.

Otra calabaza deliciosa con un punto a castaña muy rico y una piel finita que se puede comer es la Potimarron, es esa que tiene forma como de pera y un naranja muy subido.

Apunta la receta 1:

Parte las calabazas por la mitad o a trozos grandes. Hornea a 180º calor arriba y abajo.

Aprovecha que pones el horno en marcha y asa algunos puerros y cebollas, los necesitas para la receta.

Podrías pocharlos en sartén o en la thermomix, pero así te ahorras trabajo y grasas del sofrito.

Sabrás que lo que tienes en el horno está listo cuando al pinchar con un cuchillo este tierno.

Una vez cocinado solo necesitas vaciar la calabaza. Reserva unos 300 gramos y junta el resto con la cebolla y el puerro.

Para unos 800 grs. 2 puerros y una cebolla mediana (pero ajusta a tu gusto)

Pon todo en un robot, añade 100 ml de zumo de naranja y tritura. Ajusta el espesor añadiendo un poco de caldo de pollo o de verduras y un chorro de AOVE.

Luego añade una pizca de nuez moscada, ralladura de jengibre y de piel de naranja.

Puedes hacerla más cremosa añadiendo leche de coco o un puñado de anacardos remojados. Tritura y emulsiona de nuevo.

Sirve con unas pipas de calabaza y espolvorea con una pizca de canela.

Es el otoño en un plato.

Si quieres hacer de esta sopa un plato completo añade unos daditos de queso, unos garbanzos horneados hasta crujientes y unos picatostes de pan de sarraceno o de un buen pan de levado lento.

crema de calabaza

Imagen: Lydia Cazorla

Te acuerdas de que tienes reservados 300 gramos de calabaza horneada?

Apunta la receta 2:

Vamos a preparar unas “galletas” para acompañar el té de media mañana o un delicioso pumpking latte

Coje 150 grs. de la calabaza cocida, aplasta con un tenedor o tritura.

Añade 150 grs. de harina de trigo sarraceno y 50 de copos de avena.

1 yogur de cabra (o de vaca o de leche vegetal)

1 cucharada de azúcar de abedul (quedan muy poco dulces, pero entrenas a tu paladar)

2 cucharadas de una mezcla de especias (canela, anís, nuez moscada, jengibre)

Mezcla todo bien.

En la bandeja de horno con papel vas poniendo montoncitos de la masa. Yo uso una cuchara de helados pequeña para que todas sean más o menos iguales.

Las horneo a 180º unos 20 minutos (cada horno es un mundo)

Deja enfriar y guarda las galletas en un recipiente hermético.

Si vas a llevar algunas en el bolso, se conservan muy bien en bolsita de celofán.

Ahora te quedan 150 grs. de calabaza aún.

Prepara una salsa cremosa para tus platos de pasta y añade verduras a la dieta familiar de maneraa deliciosa.

Apunta la receta 3:

Sofríe un poco de cebolla, ajo y un bote de tomate pelado.

Cuando esté cocinado añade el puré de calabaza y una pizca de orégano y tritura.

Puedes añadir queso partisano rallado o si te gusta el toque de queso pero prefieres no tomarlo puedes añadir una cucharada de levadura nutricional.

Sirve esta salsa con tu pasta favorita. Dale una oportunidad a pastas de harinas no refinadas. Prueba con pasta de sarraceno, de espelta y quinoa…también es una buena opción una pasta de harina de legumbres.

Este plato es super reconfortante.

Calabaza en manos

Imagen: Lydia Cazorla

Buen provecho

A ver si te animas y me cuentas cuales son tus recetas favoritas con calabaza.

 

 

 

También te gustará

Sin comentarios

Deja una respuesta

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Usamos cookies propias no intrusivas y de terceros para darte acceso a todas las funcionalidades: más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar