Casi septiembre

29 agosto, 2019
vuelta en septiembre
vuelta en septiembre

Hoy llueve, refresca y han puesto bandera roja. No saldremos a la playa.

El fin de semana volvemos a casa, esta vez para no movernos más.

Llegó el mail del colegio anunciando los horarios de la venta de uniformes y las reuniones de inicio de curso.

Las vacaciones ya han llegado a su fin.

Este año ya tendré a mis dos hijos en secundaria. ¿Como ha podido pasar tan deprisa el tiempo?

A veces me invade una mezcla de vértigo, nostalgia, orgullo y responsabilidad.

Eso de ser madre de adolescentes, se me antoja mucho más difícil de lo que me parecía cuando eran pequeños, super dependientes y yo fantaseaba con la idea de poder desviar la vista en otra dirección que no fuera la suya, aunque fuera por un par de minutos.

Llueve, es un día gris y la mente se mueve inevitablemente hacía septiembre. Hacia las rutinas, a las mañanas frescas y a las tardes cortas, estar en casa, a meterse en la cocina, a echarles de menos y luego echarles de más…A volver a empezar de nuevo.

El año para mi, por más que lo intente no empieza en enero, sino en septiembre.

Antes odiaba la vuelta a la rutina pero a medida que sumo años, quizás necesito más ese orden vital, o quizás simplemente es que estoy aprendiendo a disfrutar de las pequeñas cosas de cada día.

Una de las cosas que más disfruto de la vuelta a la rutina es el retomar las buenas costumbres alimentarias, meterme en la cocina a probar nuevas recetas saludables, planificar los menús, volver al bathc cooking

Necesito sobre todo, recuperar la certeza de que me estoy cuidando y les estoy cuidando.

Desde hace algún tiempo la salud ha cobrado un valor muy especial para mi, un valor real, ese valor que solo sabemos dar a las cosas cuando pensamos que podemos perderlas de verdad.

En unos días estaremos asentados en casa, intentando organizar el día a día, aún y sabiendo que la vida tiene su ritmo y va a llevarnos a donde ella quiera.

Vamos a estar eligiendo bolis molones, libretas bonitas y viviremos en la dualidad de la tristeza por dejar atrás un verano fantástico y la ilusión de estrenar momentos.

¿Como llevas tú lo de la vuelta a la rutina?

También te gustará

Sin comentarios

Deja una respuesta

He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad

Usamos cookies propias no intrusivas y de terceros para darte acceso a todas las funcionalidades: más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar